Santillana del Mar goza de una situación privilegiada dentro de la comunidad cántabra. La villa se encuentra próxima a las principales vías de comunicación y se puede llegar a ella a través de todos los medios de transporte. La excelente conservación del patrimonio histórico no hace de Santillana una villa anclada en el pasado, si no que la empuja a continuar evolucionando y convertirse en uno de los mayores focos de actividad cultural de Cantabria. Un lugar de reunión, de exposición, de congresos y de arte, que sobre su vibrante pasado no deja de mirar al futuro. La hoy conocida como Colegiata de Santa Juliana tiene su origen en la expansión del antiguo monasterio del mismo nombre, a mediados del siglo XII. Fue construido por un grupo de monjes para contribuir a la repoblación de la zona y crear una pequeña ermita en la que exponer las reliquias de la mártir Juliana, que traían consigo. Por aquel entonces la aldea toma el nombre del monasterio: “Sancta luliana”, que declinó en la actual Santillana. Hoy en día no se conservan restos delmonasterio primitivo. Se supone que era una sencilla construcción de piedra con ábside rectangular y cubierta de madera, a semejanza de otras edificaciones visigóticas o mozárabes. De la estructura actual destaca la iglesia, de estilo románico influenciada por las corrientes del sur, a partir del paso del Camino de Santiago por las provincias de Burgos y Palencia. Su fachada principal se encuentra orientada al sur y precedida de un amplio atrio, cuenta con un arco de medio punto rodeado de arquivoltas con un friso que representa al Pantocrator y una hornacina con la imagen de Santa Juliana en el friso. Sus capiteles reflejan una gran variedad de motivos florales y figurados, ambos representativos de la iconografía románica.

Cabe destacar su retablo mayor, realizado entre finales del siglo XV y comienzos del siglo XVI y que mezcla elementos del gótico flamígero y del plateresco. El claustro se encuentra situado en la fachada norte del conjunto y sus capiteles muestran los principales elementos decorativos utilizados en la época, florales, geométricos y figurados. Predominan los arcos sobre dobles columnas, aunque también se encuentran pilares de cuatro columnas, que hacen las funciones de separadores de temas. Entre los temas representados se encuentran escenas del Antiguo y del Nuevo Testamento. En Santillana del Mar, la arquitectura es un buen ejemplo de las épocas medieval, renacentista y barroca. En pocos metros podrá contemplar gran número de edificios emblemáticos y representativos de estos periodos. Les proponemos dos recorridos por las calles de nuestra villa que le permitirán descubrir y disfrutar del amplísimo patrimonio artístico: Ruto Medieval y Ruta Renacentista y Barroca.

Para realizar rutas turísticas dejaros guiar por la página del Ayuntamiento de Santillana del Mar que os va detallando todo muy bien y su uso es bastante sencillo.

¿Qué os recomiendo?

Este es uno de esos lugares que os puedo recomendar al 100% para pasar un día maravilloso. Pero, seguid una serie de consejos que sin lugar a dudas os vendrán bien.

Para empezar, llevad un calzado cómodo, el empedrado de las calles de este maravilloso pueblo es precioso y doloroso si no llevas un calzado adecuado, además de que si llueve, resbala bastante.

Es un muy buen sitio para realizar las compras de “recuerdos”. Si lo comparas con muchas tiendas de la región, es de los lugares más económicos. Además hay bastantes tiendas de artesanía regional que son impresionantes. No os olvidéis llevaros unos magníficos escarpines hechos de forma artesanal, es un elemento de decoración muy original y un buen recuerdo para llevaros a casa.

Como en toda Cantabria, estómago vacío, porque en esta tierra se come muy bien. Encontraréis menús con buena relación calidad-precio.

Para visitar…

Si tenéis suerte, no lo dudaría, las Cuevas de Altamira, aunque el museo de Altamira y la neocueva os puede dar una idea del hallazgo. Pero os quería recomendar un sitio que a mí me sorprendió gratamente el Zoo de Santillana del Mar. Es un zoo para recorrer caminando, y probablemente habrá parte del recorrido que no os llame excesivamente la atención por los animales cotidianos, los patos, ardillas, cisnes, pero seguid disfrutando del paseo por el zoológico y os sorprenderán una sala de mariposas preciosas que se os posarán en el pelo o en la mano si tenéis suerte, es un espectáculo maravilloso.

Os encontraréis animales tan simpáticos como este… ¿qué os parece?

Zoo de Santillana del Mar

Y no os asustéis los rugidos de los felinos se oyen muy cerca, pero están convenientemente separados y aunque se les ve de cerca… no os podrán dar zarpazo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *